Translate/Traducir

viernes, 9 de agosto de 2013

Veo Veo: Callecitas

Veo Veo: Calles

Amo las calles. Me encantan, me gusta llegar a nuevos lugares y salir a caminar para perderme por las calles y andar por dónde no se dónde ando, escrutando cada esquina, cada puerta y cada ventana.
Las calles pueden parecer todas iguales, partiendo de la concepción de que están en todo el mundo. A dónde sea que vayamos encontramos calles o rutas o caminos, que al fin y al cabo cumplen la misma función, están para ser transitados.
Existe una gran similitud y una fuerte conexión entre las calles y los humanos: estamos en cualquier lugar del planeta. Dudo que exista una calle en el mundo que no sea caminada. Lo mismo que un humano que no tiene calle, camino o ruta que pisar, debería preguntarse si realmente es un ser humano.

Todas son tan iguales y tan distintas a la vez. Hay calles de conducta intachable, perfectamente rectas, derechas desde su nacimiento hasta la eternidad. Y las hay rebeldes, quebradizas, zigzagueantes, ondulantes, serpenteantes, esquizofrénicas  y de esas que parece que vienen de la guerra, llenas de trincheras. O de esas perfectas que parecen traídas del cielo. Y las que suben, como cuestan, y las que bajan, como alivian.

Hay calles que están tan lejos, pero tan intrínsecamente conectadas con sus primas lejanas. Estoy en Mérida, Venezuela y encontré una calle gemela de otra que conocí en Cuenca, Ecuador.
La mayoría de las pobres calles viven una eternidad desapercibida, mientras que unas pocas (en comparación) gozan de moderada o grandísima celebridad. La calle del mercado, la calle de los desarmaderos, la de las tiendas de ropa, la de las panaderías, la de los bares, la de los artesanos, la de los hoteles, la más larga, la más ancha y la más angosta.  Y por supuesto las principales. Las reinas de las calles, las que todos andan y todos quieren andar, los locales y los visitantes, los forasteros. Estas calles son las más aclamadas. En ellas todo se encuentra y todo lo está y todo lo tienen y todo lo dan  por que todo lo son.


Mi amor por las calles y algunas, solo unas pocas, de las tantas que anduve en éstas fotos.



Curitiba, Brasil

Curitiba, Brasil

Maracaibo, Venezuela

Indios Kobi camino a la Sierra Nevada, Palomino, Colombia

Cartagena, Colombia

Bogotá, Colombia

Bogotá, Colombia

Camino rural hacia el Jardín Botánico de Tuluá, Colombia

Salento, Colombia

Barrio San Antonio, Cali, Colombia

Popayán, Colombia

Cusco, Perú

Cusco, Perú

Copacabana, Bolivia

Popayán, Colombia

Quito, Ecuador

Cuenca, Ecuador

Vilcabamba, Ecuador




*¿Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar? ¡Veo veo! ¿Qué ves?

11 comentarios:

  1. La foto de Bogotá me super impactó... qué bonita ciudad! Y bonitas reflexiones también :) Yo comencé medio malhumorada a escribir sobre una calle hasta que me di cuenta que era un tema re lindo para escribir.

    ¡Gracias por jugarrr!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj Como arrancás a escribir malhumorada??? Seguro tenías algo que te gustaba más con otro tema, no?

      Gracias por leer!

      Eliminar
  2. Me mató lo de las calles que suben y las que bajan... jajaj
    Hermosas las fotos de esas callecitas, me hice volver a muchas calles por las que yo también anduve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esas que te hicieron sudar no te las olvidás nunca.

      Eliminar
  3. ¡Me dieron ganas de recorrerlas todas! Sobre todo las que tienen casitas de colores! Qué alegría!

    Un abrazo
    M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las de casitas de colores son las que más me gustan, como las de Salento.

      Eliminar
  4. Hermosas fotos, hermosas calles para seguirte los pasos!
    Un abrazo y buenos rumbos!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué hermosas fotos, Facundo! Me diste ganas de salir corriendo de viaje (como si me costara mucho jeje). Besos!

    ResponderEliminar
  6. Me hiciste pensar en todas esas calles. En cada adjetivo empleado apareció una ante mis ojos. Muy lindo escrito. :)

    ResponderEliminar
  7. Que fotos tan hermosas... quiero ver la calle gemela de la calle cuencana!
    -Steph

    ResponderEliminar

Bienvenido a Facundo en el Mundo