Translate/Traducir

martes, 21 de mayo de 2013

Un día por el Río Amazonas

Amanece el Amazonas y te regala la verde espesura de su selva, los blancos y grises de sus nubes, el río espejado, delfines y un café sentado en proa servido con los rayos tenues de un sol tímido, escondido.











Atardece el Amazonas y el sol decide regalar, a las nubes, sus últimos rayos para que olviden que son de
agua y que son blancas. Y las nubes se prenden. Arden en el fuego de su amigo sol y olvidan que son blancas y que son aguas. Y cantan, y bailan, quietas y en silencio. Y ríen y lloran y brillan.


Cae la noche en el Amazonas y trae consigo a todos los astros. Estrellas, estrellitas, estrellotas, quietas, fugaces. Hoy vinieron todas y no hay ni una nube que se atreva a nublar la fiesta. Se amontonan y se empujan. Parecen no caber en la noche. Brillan en el cielo y en el agua del río, que es espejo


Y mucho, mucho mas, que me dejó sin palabras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido a Facundo en el Mundo