Translate/Traducir

miércoles, 8 de mayo de 2013

Amazonas parte 4: Manaus - Tabatinga

Y llegó lo último. El último viaje en barco a través del Amazonas. Seis días a bordo, nada mas ni nada menos y empezaron así.
Me las rebusqué para poder conseguir una autorización e ingresar al puerto, subir al barco que quería tomar y hablar con la administradora e hija del dueño, para convencerla de que hacer un intercambio entre descuento en el pasaje y publicidad de su barco en mi blog. Y lo conseguí. Como verán, cumplo con mi palabra y a la derecha de la pantalla pueden ver el logo de la compañía Itaporanga y sus datos. Mitad de precio y la incredulidad, mezclada con un poco de envidia, de mis gringos compañeros de viaje, que juntos llegan a la conclusión de que "eso es cosa de argentinos".

Lo bueno de este barco es que, a diferencia del anterior, todas las comidas están incluidas en el precio del pasaje (aunque pagues menos también). Lo malo es que fueron seis días comiendo exactamente el mismo menú y con horarios a los que solo me acostumbré el último día. Desayuno de 06.30 a 08.00. Almuerzo de 10.30 a 12.00. Y cena de 16.30 a 18.00. El desayuno, almuerzo y cena, son por hora de llegada al comedor. Suena un timbre y, como si fuéramos perros de Pavlov, hay que hacer fila y lo mejor se acaba rápido.
El universo entero se limita al barco, que recién hace una parada de muy corto tiempo el 3er día de viaje. Otras paradas largas suceden en la madrugada, cuando de nada sirve bajarse, por que no hay dónde ir a comprar frutas (que es lo mas deseado) o cualquier cosa que necesites. Una de las mejores cosas es que abordo hay un inagotable suministro de agua potable y helada.
El calor, combinado con el espacio reducido y la poca movilidad, me ponen difícil dormir la siesta (cosa que solo conseguí por 30 minutos en el cuarto día). El ambiente se pone bueno cuando hay viento y lluvia. La lluvia baja la temperatura y el viento del río es fresco. Las noches no son calurosas y necesitamos las bolsas de dormir para no pasar frío.
































La proa es nuestra. Teniendo el barco como casa, elegimos el frente como nuestro "living room", y ahí vamos a ver el amanecer antes del desayuno, ahí vamos a tomar un café después del desayuno, ahí seguimos toda la mañana y ahí volvemos a tomar café después del almuerzo. Volvemos antes de la cena y después de ella a mirar el cielo incendiado de estrellas  y tormentas eléctricas hasta que nos vamos a dormir. Así pasan los días entre historias de viajes y filosofías socio-culturales. Una gran compañía para los seis días.

Facundo, Felipe, Fran, Jenny, Tzach e Irene





















Entrando en el tema de la naturaleza, ya que por eso venimos a cruzar el Amazonas, el paisaje, a pesar de ser monótono, para alguien que viene de Tierra del Fuego, cada metro de río y selva es diferente y tiene un encanto significativo. Aunque atravesé mas de dos mil kilómetros de río, no hubo grandes encuentros con animales. Es época de lluvias todavía, y el río esta muy alto, inundando los bosques. La mayor parte del viaje transcurre en el río principal, grande y abierto y, aunque de vez en cuando transitamos para ahorrar tiempo brazos pequeños que sólo se forman por esta temporada, los animales que mas vemos son garzas y delfines, que nada tienen que ver con esos delfines de acuario y que verlos es cuestión de suerte. Solo un día que amanecemos en un puerto, parece que una gran familia esta desayunando a orillas del mismo. Alguna vez vi un tucán, a lo lejos, volando de copa en copa.
Y la especie que mas abunda son los niños. Es un placer verlos jugar y divertirse, afuera y dentro del barco, con tan poco y tan simplemente. Como decía en el post anterior, sólo tienen los árboles, el río y tal vez una pelota, y parecen no necesitar nada, nada mas.





Los paisajes, de día, de tarde y de noche, son un regalo, una caricia para los sentidos. Estoy guardando las mejores fotos y las mejores palabras para el próximo post, dedicado a lo bello del Amazonas.


Apenas salimos de Manaus, el primer día, pasamos por el "Encontro das aguas". Es un vértice dónde se unen las aguas del Río Amazonas y el Río Negro. El Río Negro no es como esos ríos que se llaman negros pero son marrones. Éste río negro, es negro, pero negro negro, es como estar navegando en un río de coca cola (o fernet, por que no?), o de petróleo, o cualquier cosa de color negro que se te ocurra. Es negro!. Nadie supo explicarnos el fenómeno que le da ese color, y tampoco me tomé el tiempo para averiguarlo todavía. Lo atractivo es que las aguas son, claramente, de diferentes densidades. Entonces están pegadas, tocándose, moviéndose como danzantes, pero no se mezclan, y la línea de contacto brinda un espectáculo muy raro que me deja atónito, ya que no tenía idea de la existencia de algo así. No figura, esta cosa, en los folletos turísticos de Brasil.


Una cosa muy deprimente fue ver el trato que le dan los brasileros a estos ríos y estas tierras. Desde que dejé el estado de Sao Paulo, las ciudades lindas, limpias y prolijas se acabaron. En los estados de Mato Grosso do Sul, Mato Grosso, Pará y Amazonas, las ciudades son feas, sucias, horribles. Si bien se nota que el los estados hacen un poco de hincapié en el cuidado del medio ambiente y tratan de fomentar el reciclaje y el desecho responsable de la basura, a la gente le cuesta mucho, pero mucho aprender. Las calles de Cuiabá, Santarém y Manaus son las mas sucias que he visto en mi vida. Y durante el viaje en los barcos, era muy común ver como las mujeres arrojan los pañales de sus hijos al río, y con tal de que sus niños se pongan contentos los dejan tirar vasos de plásticos o cualquier cosa que tengan en la mano. Los hombres tiran las latas de cerveza, y así una lista grande de cosas que van a parar al río y la selva.



























En fin. Fueron casi 9 días increíbles en barco. Algo totalmente diferente a lo que había hecho en mis viajes hasta ahora. Ahora estoy, en parte, contento de haberme quedado en Sud América y haber hecho este recorrido por el Amazonas. Van a poder ver mas fotos en la fan page del blog, si le dan "Me Gusta" a Facundo en el Mundo o ahí arriba a la derecha.
Mas adelante en nuevos post van a encontrar muchos tips acerca de como mochilear por Brasil, y de que reflexiones me dejó el país carioca.
La mejor forma de terminar el viaje, fue en una corta parada en un puerto en el que me pude dar un merecido chapuzón, que me aguanté cinco días y medio las ganas por la falta de tiempo y de lugar indicado.

La llegada a Tabatinga le puso fin a Brasil y le dijo "Hola", una vez mas, a mi querida Colombia, dónde comprobé que los aviones no son mi fuerte. Entramos a Leticia (ciudad colombiana de la frontera) y fuimos directo al aeropuerto, dónde teníamos que sellar los pasaportes y confirmar nuestros vuelos. Era Jueves y mi vuelo era para el sábado, pero quién sabe por que causa, motivo o razón, resultó que era para el Martes, aunque yo jure y asegure por lo que mas quiero, que yo lo compré para el Sábado. Me clavé cinco días mas en Leticia, aletargado por el calor y la humedad infernal, en un pueblo pequeño que lo recorrimos todo el primer día, para el 5to ya no tenía sentido salir de la habitación con ventilador y heladera con agua fresca. Por suerte Fran e Irene me hicieron compañía hasta el Domingo. Un día medio en los que el calor se fue al carajo, pero sobreviví.

Hasta la próxima!

9 comentarios:

  1. genial como siempre, estas gordo otra vez! bueno significa que hambre no pasas! la barba!!!! bellisimas las fotos y mas las de los niños!!! en cuanto al media ambiente, aca no somo mejores!!!! Ma

    ResponderEliminar
  2. hola me gustaria saber cuanto te valio el barco espero tu respuesta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karen... Los barcos que yo tomé fueron: primero de Santarém a Manaus, por 80 Reales que no incluyen la comida y son dos días de viaje. Segundo, de Manaus a Tabatinga, éste cuesta 300 Reales, incluye desayuno, almuerzo y cena y el tiempo depende de la estación. Si es durante las lluvias, en el río se forman brazos que acortan el recorrido. Yo lo hice en ésta época y tardó 6 días y medio, digamos 7, pero el barco iba muy muy lento por que llevaba demasiado peso, entonces el tiempo siempre va a ser relativo.

      Eliminar
  3. Hola Facundo, proximamente estare haciendo un viaje de Tabatinga a Manaus, por lo que leo en blogs el viaje es muy largo en barco, y te queria preguntar si existe alguna otra posibilidad de viajar de Tabatinga a Manaus de una manera mas rapida? Existe la posibilidad de ir en lancha de alta velocidad? Gracias por tu ayuda y estare a la espera de tu comentario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Sí, es un viaje largo de al rededor de 7 días, pero es relativo, para mi fue genial, lo disfruté cada minuto y te lo recomiendo. Creo que si hay lanchas rápidas, pero hacen recorridos cortos y en esos lugares nadie te asegura nada. Ni cuando llegas ni cuando salís ni cuanto esperás, aunque ir parando de pueblo en pueblo también debe ser muy interesante. Pero según mi punto de vista para un recorrido tan largo es mejor asegurarse un barco que te lleve con seguridad a destino tarde lo que tarde.

      Eliminar
  4. Hola
    Felicitaciones por tu blog!
    Oye, por favor podrías decirme los horarios de salida en semana de los barcos desde Manaus a Tabatinga es que pienso realizar ese viaje a finales de Junio. Adicionalmente, tienes otro e-mail de la empresa de transporte? (es que el del blog está malo :S)

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bryan! Muchas gracias. El e-mail es greicy-fernandes@hotmail.com creo que en el blog está cortado justo en el guión, por eso puede ser que no funcionara. Honestamente, no recuerdo que días salía el barco, no tomé nota de ese detalle, pero apenas te acerques al puerto lo vas a saber ;)

      Eliminar
  5. Hola ... q dias salen los barcos de tabatinga a manaus ... y de manaus a tabatinga .... tambien se oyeden comprar lis boletos con anticipacion ... te agradeceria un num de tel o correo de empresas q administran los barcos

    ResponderEliminar
  6. Hola, al leerte me doy cuenta que has viajado bastante y me gustaría saber que tal te pareció Tabatinga y que planes de pueden hacer en esta ciudad. En Marzo haremos un viaje al Amazonas y este destino está en el itinerario. Espero Respuesta. Gracias

    ResponderEliminar

Bienvenido a Facundo en el Mundo