Translate/Traducir

miércoles, 3 de octubre de 2012

Máncora, la playa de los solos y las Noctilucas

Bueno, rápido, sin mucha cháchara...
La historia de lo especial de mi estadía en Máncora es así.

Llegue un día que no se que día era, tempranito, almorcé por ahí, me tiré toda la tarde en la playa bajo el sol y el calor. Llegadita la noche habré comido algo, también por ahí, cosa que no me acuerdo porque ya pasaron varios meses. Llegadita más la noche, me fui a tomar algo por ahí, y mas entradita la noche, ya me había emborrachado y estaba añadiéndole más destilados al envase de mi alma en un bar feo y chiquito dónde conocí a Carlos y a Bernhard, español y austriaco respectivamente.

Me contaron que se habían conocido hacía un par de horas, en el bondi, llegando a Máncora y que decidieron ir a buscar un hostel y salir a tomar algo juntos. Sinceramente, de esa noche, no recuerdo mucho más, solo que, como nunca habían estado en Argentina, no conocían el nombre Facundo, entonces entre las borracheras y el ruido de la música, pude explicarles que Facundo era como Fuck, pero con "undo" al final.

La particularidad es que ellos venían viajando solos, cada uno por su lado, y se conocieron llegando a Máconra. Al otro día los encontré en la playa. Pasamos el día nadando mar adentro y charlando sobre la vida y los viajes, ayudando a Bernhard a mejorar su español, tarea para la que fue necesaria mucha paciencia =) 

A la noche fuimos a cenar y ahí aparecieron Anna y Daniel, alemana y yankee, respectivamente. No recuerdo si los invitó Carlos o Bernhard, la cosa es que Anna y Daniel también viajaban solos, y se habían conocido esa misma tarde en la playa, y alguno de ellos había conocido a Carlos o a Bernhard.
Así, ya eramos 5 los solos reunidos.

Al otro día, cuando nos juntamos en la playa, ya había una mas. Elva, peruana, que se tomó el fin de semana para ir a la playa, y esa tarde se hizo amigota de Anna y terminó el resto de sus días con nosotros.
Y así aparecieron Natalia y Mariana, argentinas, que también estaban con Mariana, uruguaya.
Y así apareció Pato, de Neuquen, otro argentino que andaba jipiando por ahí.
Y así aparecieron Diego y Ernesto, uruguayo y uruguayo respectivamente.
---(Ernestito tiene un blog que les recomiendo: http://americaando.blogspot.com/ )---

Y así la mayoría fuimos decidiendo extender nuestras estadías un día más, y un día más. Todos habíamos ido a Máncora con la intención de pasar sólo 2 o 3 días en la playa... y ya iban 6... o 7.

Particularmente, me quedé con varios amigos para toda la vida. Tuve la suerte de poder volver a ver a Bernhard y a Elva, que me visitaron en este tiempo de vivir en Ecuador, y que sin duda espero volver a ver. A Pato espero verlo el mes que viene en Colombia, a Dani en California, y si me dan los huevos para cruzar el charco, volveŕe a ver a Anna y a compartir otro viaje con Bernhard.

Carlos, Bernhard, Elva, Diego, Ernesto, Daniel, Pato, Yo, Mariana, Mariana y Natalia tomó la foto.

A parte de las personas que conocí, todos caminantes solitarios que por una semana se juntaron y se amigaron, también sucedió la inolvidable historia de las Noctilucas, esa que en su momento la compartí en una nota de feisbuc, no puedo no revivirla, así que acá va...


Fue así: íbamos caminando por la playa, rumbo a una fiesta que estaba como a 1 km afuera del pueblo. En el medio de la oscurdida, dónde no se veía nada, más que lo que la luna iluminaba, el uruguayo Ernesto dice: "no chaboonn!! hay NOCTILUCAS" - a lo que todos decimos que mierda es eso.. y el dice que miremos el mar....
(ahora es cuando tienen que usar la imaginación y desde ya les digo que no había consumido drogas)

La noctiluca es una especie de no se que bicho de mar que se asemeja a una luciérnaga, porque tiene un efecto lumínico. Son del tamaño de una arbeja y son azules fluorescentes.

Había cientos de miles de millones de esos en el agua. Ahora lo tremendamente increible es que se activan con el movimiento, con las olas. Entonces cada vez que una ola rompe se desata algo muy parecido a un rayo, azul y fluorescente, que va siguiendo la ola mientras va rompiendo. La luz es muy muy fuerte y  brillante, es algo inimaginable increible, lo mas hermoso que vi en mi vida.

Bueno, apurando... nos sacamos la ropa y nos metimos al mar...
Y ya no importa las palabras que use, no lo van a poder imaginar, es algo que no tiene explicación, sólo tienen vivirlo.
Todos los cuerpos en azul fluorescente, moves las patas y los brazos abajo del agua y todo se enciende de ese color, tiras agua para arriba y sale con ese color, los peces saltan afuera del agua y son azules fluorescentes, podes ver a los peces pasandote al lado encendidos azules fluorescentes y si los tocas y salen nadando muy rápido dejan una estela de burbujas prendidas de azul.

Si me muero ya mismo, mi vida habrá valido la pena 500%...

Otra cosa cheverísima de la que no me quiero olvidar de contar es que... ¿vieron en los documentales de Discovey o NatGeo cuando los pájaros se sumergen en picada, a toda velocidad, al mar para pescar a los peces que nada casi en la superficie? Ok, eso, lo vi a 4 o 5 metros. Fue muy divertido, parecía que en cualquier momento me confundían con un pescado (no era muy difícil) y me ligaba un picotazo en la saviola.

3 comentarios:

  1. Muy bueno Facundo!! Que lindos recuerdos!!! Un placer haber compartido esos días contigo!! Besos Mariana (la uruguaya)

    ResponderEliminar
  2. Pequeño facundo espero que vuelvas convertido en todo un hombre... naaa mentira la verdad me pone muy contento saber de vos y que estas así de bien,esta buena la idea del blog, voy a mirarlo mas seguido, bueno che... eso es todo, tenes que volver es tu obligación, aunque sea a visitar algún día, pero si te quedas por ahi avisa y te vamos a buscar/visitar o algo suerte amigo.
    martin

    ResponderEliminar
  3. Facu, gran relato. Solo te quedo brindar información de mancora para aquellos que tenemos pensado ir. Hospedajes, precios y comos eguir a montañitas. Abrazo amigo!
    Escribe Manu!

    ResponderEliminar

Bienvenido a Facundo en el Mundo